Mi Primera Navidad.

navidad blog final recortado2

La Navidad es un gran tema para escribir. Este relato lo escribí para la revista Clamor de Monzón (Huesca) para la edición de esta Navidad pasada. Este relato también entra dentro de la línea de las historias cotidianas que nos encontramos y no queremos ver. Es una historia completamente corriente y en el peor de los casos usual.

Días, años, lustros… décadas. Tres del doce del año dos mil diecisiete, nada iba a cambiar. Una año más, un año como otro cualquiera, una vida pérdida, una vida malgastada, una vida arruinada.

Soledad por soledad causada por la soledad, hacia tanto tiempo que no hablaba que hasta se me olvido mi propia voz. Silencio. Así es como terminaría todo, en el silencio. No lo podría haber hecho peor. ¿Qué sería de Pedro, o de Miguel, o de Sofía? Ya había veces que se me olvidaba hasta su existencia.

Diez del doce del año dos mil diecisiete, otro año que iba a pasar inalterable, monotono, simplemente igual que el anterior, y el anterior, y el anterior. Pero hoy algo cambió, el silencio de mi casa quedo roto. “Ring, ring ring”, el teléfono me saco de mis cabilaciones. Contesté por contestar.

-Hola… ¿Eres tú papa?.

Era Sofía, ¿Cuántos años habían pasado?. ¿Treinta, cuarenta?, ¿Cuántos años tendría ahora?, ¿Cómo sería?, ¿Cómo habría vivido su vida?. Cuantas preguntas sin respuesta. ¿Cuándo deje de hacérmelas?.

-Si.

La voz me rascó el pecho. Voz grave. Casi la había olvidado.

-¿Tienes algún plan para esta navidad?.

Solo seis palabras hicieron que se me hundiera el pecho, que se me contrajese la garganta, que se me saltaran las lágrimas.

-No… No iba a hacer nada en especial.

-Te. Te… gustaría. ¿Podrías pasar la navidad aquí en mi casa con nosotros? Hay gente que quiere conocerte.

-Hace mucho que no te veo. ¿Podría reconocerte?

-Sigo siendo tu hija papa.

-¿Sigues viviendo en la ciudad?

-No, me mude cuando me casé, hará ya más de veinte años.

-¿Te casaste?.

-Si, ahora vivo en Australia… Quiero que vengas aquí… hay dos personas que quieren conocer a su abuelo.

Soy abuelo… mi pequeña se ha casado… ¿Cuanto tiempo ha pasado?. ¿Qué he acabado haciendo con mi vida?

-No se si podré… es que yo…

-Miguel irá a buscarte a casa con los billetes de avión.

-¿También estará Miguel?

-Y también vendrá Pedro con su esposa y su hijo. Papa, es navidad, la familia debe estar junta.

El corazón me latía muy, muy rápido, la presión en el pecho se había convertido en puñales clavándose en mi corazón. ¿Por qué sentía esto ahora?, ¿Por qué no los había echado de menos en tantos años?. ¿Por qué siguen queriendo a su… padre?. Frías lágrimas comenzarón a brotar de mis ojos resbalando por mis arrugadas mejillas. No me salían palabras, no me salía ningún sonido. Los ojos los notaba hinchados y los dientes pretos, muy pretos, como si no quisieran separarse ya nunca.

Saque el valor, la fuerza, las ganas, la voluntad. Todo lo que no había tenido en todos estos años y conseguí decirlo: Sí cariño, iré a verte en esta navidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: