Un 16 de Junio en Zaragoza.

blog 16 junio

Este relato está basado en hechos reales pero con un gran carácter subjetivo, las personas – protagonistas que figuran son completamente inventadas. Quiero dar a conocer una nueva historia corriente que cómo no, no vemos o no queremos ver pero está presente y nos rodea en nuestro día a día. Juzgándola desde fuera sin molestarnos a conocerla desde dentro, desde donde de verdad debería conocerse. Agradezco haber podido escribir este relato a la comunidad de cazadores de Zaragoza, sin ellos no hubiera conseguido la inspiración necesaria. Os lo dedico.

Ocurrió un sábado tal cual. Un sábado sin más. Un sábado en el que decidí ir con mi familia a pasear por el parque grande de Zaragoza. Un simple sábado por la mañana. Todo parecía normal, desconocía completamente lo que iba a descubrir, lo que me iba a deparar. Todo empezó al llegar al parque. Sábado 16 de Junio un día que dejó de ser normal para mí.

El parque estaba repleto, abarrotado. Nunca había visto el parque con tanta gente. Mi mujer se encontraba tan anonadada como me encontraba yo. Había cientos y cientos de personas caminando en todas direcciones, por las aceras, por el césped, por los jardines. Por absolutamente todos los sitios. Grupos de todo tipo, personas solitarias, en parejas y en grupos. Abarcando todo tipo de edades, desde los más niños con sus padres, a adolescentes o adultos incluyendo jubilados. Era todo muy desconcertante. ¿Qué estaría pasando? Al poco rato caminando entre el gentío mi mujer se percató de que todos iban con el móvil en la mano. Todas y cada una de los cientos de personas que nos íbamos cruzando llevaban el móvil en la mano. Me acerqué a un grupo de chavales y les pregunté que hacían.

-Estamos cazando pokemons.- Contestó mirándome incrédulo mientras volvía a bajar la mirada hacia el móvil y prosiguiendo su marcha.

¿Cazando pokemons?. ¿Cómo era eso de que hubiese tantísima gente únicamente cazando pokemons?. ¿No tenían nada mejor que hacer que irse a un parque a jugar a un juego?. No le encontraba el sentido por ningún lado.

Incluso familias enteras iban con sus hijos jugando al dichoso juego. ¿Cómo es posible? Padre, madre e hijos. ¡Grupos de hasta cinco familiares!. ¿Se está perdiendo la sociedad española que hasta ahora los adultos están enganchados al aparato? ¿De qué trabajan? O simplemente ¿Cómo se ganan la vida para poder perderla de semejante manera?

Según fuimos paseando nos dimos cuenta de que todos llevaban una chapa en el pecho. ¿Sería para diferenciarse de los que no jugaban cómo yo?

La tranquilidad del parque quedaba rota por los numerosos gritos de “Aquí hay otro” u “Otro shiny” y multitud de risas que resonaban entre los árboles viniendo desde todas las direcciones.

Decidí acercarme a otro grupo a preguntar que pasaba hoy. Eran un grupo de unos siete u ocho de edades que iban desde los veinte a tranquilamente los cincuenta. ¿Se habrían conocido por el juego? Era un grupo demasiado variopinto para que le encontrara otra unión.

-Es que hoy salen muchos Larvitars.- Contestó uno de los del grupo mirándome extrañado.

-¿Larvi… qué?.

-Un pokemon muy raro.- Dijo marchándose con el resto sin darse un respiro.

¿En todo esto se resumía este día? En que se habían juntado aquí por qué hoy sale ese larvi no se qué.

Poco a poco se hacía la hora de comer y decidimos ir a tomar algo a uno de los bares-cafeterías del parque para matar el hambre. Pero el ajetreo no se paró aquí. Tan pronto como llegamos unos metros más a nuestra izquierda dos chicas colocaron una mesa con ese logo circular, rojo y blanco del juego que parecía absorber a todo el mundo hoy. No paso ni un cuarto de hora cuando empezó a amontonarse la gente. Juntos eran muchísimos más de los que podría haber calculado estando separados. Entre el gentío algunos gritaban: -¿Alguien más de 20 shinys?-. Seguía sin entender nada y menos aún viendo la cara de asombro y la gracia que le producía a la gente cuando escuchaba eso de “¿Alguien más de 20 shinys?”. Al mismo tiempo otra chica iba gritando: -¿Alguien más quiere chapas?- O -¿Alguien más falta por comprar la chapa?-. Mientras seguía llenándose todo de gente y más gente, y más, y más gente. Pronto había tanta que nos rodearon. Nos encontrábamos atrapados entre la multitud. Sumergidos junto a ellos. Todos llevando la chapa esa. Todos con el móvil en la mano, todos riendo, todos felices, todos juntos. Parecían que todos fuesen uno. ¿Acaso se conocen todas estas personas? Me pregunté incrédulo al ver como hablan entre ellos viendo lo unidos que estaban. ¿Es posible que un mero juego consiga crear una cosa así? Era imposible de imaginar, eran demasiadas.

-Disculpa. Os llevo observando gran parte de la mañana y me ha llamado la atención ver a tantos de vosotros cazando pokemons con esa chapa. ¿Es algo especial o es así siempre?.- Pregunté a una mujer sentada un par de mesas al lado nuestro.

-No, hoy es un día diferente. Es el día de la comunidad y sale un pokemon muy raro durante tres horas. Pero además de eso, la comunidad de jugadores de Zaragoza lo ha convertido en algo especial. ¿Ves esta chapa?- Me preguntó mientras me la extendía.

La cogí y la contemplé durante unos instantes, parecía un tazo sin nada en particular que lo hiciera especial.

-Si.- Le contesté devolviéndosela sin haberle notado la particularidad especial.

-Cuesta un euro y medio. Y los fondos de toda la recaudación final serán donados a una ONG que la elegimos por votación.

-¿En serio?.- Pregunté boquiabierto.

-Completamente en serio. Al principio pensábamos que no conseguiríamos que la idea cuajase, pensábamos que sería una locura, que sería una tontería intentarlo, pero aún así lo hicimos y pedimos doscientas chapas. El resultado fue increíble, se vendieron sin dejar tiempo casi a que se extendiera la noticia. Entonces se pidieron más chapas y según se extendía la noticia la demanda de chapas crecía y crecía. Incluso gente de otras partes de Zaragoza a la que le llegó la noticia han venido hoy solo para comprar la chapa y caminar las tres horas aquí en el parque. Y finalmente de la idea que pensábamos ser una tontería hemos conseguido vender más de mil quinientas, haciendo que se triplicara el número de jugadores que suele venir este día al parque.

-Es impresionante. ¿Cómo es posible que un juego haya logrado una cosa semejante?.

-Desde fuera es difícil de entender. Aquí nos conocemos prácticamente entre todos ya sea por nuestros nombres o nicks y si no nos conocemos sabemos quien es un jugador o no cuando va por la calle con solo mirarlo. Somos un grupo muy grande y muy unido, aunque a veces nos llevemos mal o nos peleemos seguimos siendo parte de la misma comunidad. Dentro de lo que cabe es un juego y siempre se crean rivalidades. Pero pese a eso mira lo que se ha logrado hoy, solo hay que ver lo rápido que cuajo está idea entre la comunidad. Desde que surgió hasta que se puso en práctica solo pasaron dos semanas. Todo fue muy rápido.

-No me puedo creer que esto haya ocurrido sin que la gente de vuestro propio alrededor se haya enterado. No es una simple tontería recaudar ¿Cuánto?, dos mil doscientos y pico euros en tan solo un par de semanas.

-Ya. Y además a otras empresas que les llegó la noticia se propusieron doblar la cantidad recaudada final para donarla junto con nosotros a la ONG.

-¿Donde venden esas chapas?.

Quería comprar una para mi esposa y otra para mi. Quería contribuir a la misma causa que habían empezado estos jugadores. Un juego, un simple juego, sea de niños o no, había dado un paso que no podía creer. ¿Cuál podría ser su alcance?

-Cualquier organizador u organizadora que lleve el identificador te venderá si les quedan.

Y así fue, compré una chapa para mi mujer, otra para mí y además compre dos para mis hijos pequeños.

Regresé con mi esposa a la mesa. Y volví a girarme hacia la mujer con la que había hablado minutos antes.

-Discúlpeme nuevamente.- Dije sacando el móvil.

-¿Sí?.

-¿Podrías decirme como se llama el juego?

-Por supuesto. Es el Pokemon GO.

10 comentarios sobre “Un 16 de Junio en Zaragoza.

Agrega el tuyo

  1. Soy jugadora de Pokemon Go. Gracias por el relato, me ha gustado mucho.
    Somos personas normales, con familia, trabajo, responsabilidades, que para desconectar nos conectamos a un juego gracias al cual conocemos gente de todas las edades, clase social, ocupación, pensamiento, pero que se siente unida y juega junta con un objetivo común. Esa es la magia, al menos para mí.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola palomap3 muchas gracias por tu aportación. Al igual que en tu caso quiero llegar a todos y cada uno de los que juegan y más aún, a los que no juegan. Quiero que a través de testimonios vean lo que no pueden ver. Muchas gracias.

    Le gusta a 1 persona

  3. En todos los lugares encontramos por las calles pequeños grupos de gente de distintas edades apostados en portales o lugares emblemáticos con sus dispositivos electrónicos jugando al Pokemon Go. Yo sigo viéndolos con cierta condescendencia, como aquel que piensa que si no tendrán otra cosa mejor que hacer.

    Me gusta

  4. Siempre habrá una infinidad de formas diferentes para desconectar ya sea jugar a la pley, leer un libro, mirar la tele, etc. Pero esta es la que mucha gente elige aceptando todo lo que conlleva, saliendo a caminar o yendo a sitios específicos ya sea por pasear o en horas concretas para hacer una incursión con los demás jugadores. Siempre servirá para evadirse como otro hobby cualquiera.

    Me gusta

  5. Bonita historia con la que me siento identificado, relatos asi ayudan a “desavergonzarte” o por decirlo de otro modo a considerar jugar como algo normal; cada dia me escondo menos (vivimos en un pueblo con mentes muy cerradas) cuando juego o cuando estoy de incursion y pasa gente que conozco y les saludo, al ultimo que me cuestiono lo que hacia medio burlandose le conteste de manera orgullosa que al igual que unos pagan miles de euros x ir a ver una final de la champions o peor aun por ir a ver como hacen sufrir y asesinar a un toro… yo me paseo y conozco gente y no hago mal a nada ni a nadie.
    Lo dicho, bonito relato y lastima haber tenido que adelantar el viaje a zgza al viernes… en un principio iba a ser el sabado

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenas Edu. Bello comentario. Comparto en parte ese sentimiento del pueblo, yo igual vengo de uno. En mi caso esa sociedad rural ha quedado tan fosilizada que ya no parece poder crecer más y cuando sales de ella y contactas con una nueva sociedad urbana el cambio que te produce es tan drástico que llegas a plantearte si alguna vez merecerá la pena volver atrás. Mucho animo.

      Me gusta

  6. Otra cosa increíble es cuando vas de vacaciones a otra ciudad que no conoces. Buscas un grupo de Pokemon en Facebook, Telegram o preguntando, y en poco tiempo has conocido a un montón de gente de todas las edades y características con las que hablas y juegas como si ya las conocieras.

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenas Kuramanio. Es una buena experiencia eso de las incursiones en vacaciones. Cuando acudes a una incursión en un lugar extraño siendo tú al igual un extraño para ellos. Y en una primera instancia los miras poco a poco de reojo dudando si jugarán o no hasta que te acercas a preguntar y ya empiezas a hablar. Es muy cierto lo pronto que se congenia. A mí me parecen curiosos los días siguientes cuando te los vas cruzando mientras haces turisteo y los demás su caza saludándolos como si fuera desde siempre. ¿Conociéndolos de …,conociéndolos de cuánto…? Preguntas que parecen perder importancia.

      Me gusta

  7. A modo de anécdota respecto a lo del turisteo no hace mucho me paso algo muy curioso en una ciudad bastante grande… salía yo de un comercio y ví un grupo de 8-9 chavales de unos 12-14 años con los moviles (imaginé que estaban con pokémon) y me acerqué mientras abría el juego en mi movil.
    Les pregunté si estaban haciendo haciendo el legendario y me dijeton que eran niveles bajos y que al estar potenciado no podian, les digo si puedo probar con ellos… el mas sabiondo de todos me pregunta si era nivel alto y le digo que lo normal y les convenzco para intentarlo de nuevo…
    (La sorpresa fue cuando vieron que era un poquito mas alto de lo que se imaginaban) y pudimos derrotar al legendario, el cual para muchos fue su primer legendario, ellos felices y el listillo pesimista se tuvo que morder la lengua..
    Conclusion, actualmente el juego ayuda a socializar mas, a hacer comprender que todos nos necesitamos independientemente del color (para cobrar o para vencer en un gym) y eso se puede extrapolar a la vida real… cada uno tendra unos pensamientos, ideologias o gustos…. pero todos somos necesarios para crear ese equilibrio y seguir creciendo.. siempre habra un listillo pesimista.. pero luchando y creyendo en lo que haces se consiguen las metas o al menos te quedara la satisfaccion de haber dado todo para conseguirlo.

    Tio, eres un crack!!!
    Sigue luchando por tus sueños!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: