Breve guía de cómo hacer magia

hands-1835994_1280

A todo escritor de fantasía se le pasará por la cabeza en algún momento que su libro necesitará de este maravilloso recurso para que adquiera ese carácter especial. La magia. Con este post no digo ni mucho menos que hacer al respecto, pero si doy consejos y aporto ejemplos para aclarar la complejidad que abarca el tema de la magia en la literatura.

La magia en la literatura es compleja, puede abarcar cualquier ámbito que el escritor decida darle, su única limitación es la propia mentalidad humana y esta es maravillosa, nunca dejará de sorprendernos. La magia en mi opinión es necesaria para un buen libro de fantasía o alta fantasía. Claramente me refiero a libros de contenido completamente ficticio o semirreal. Mundos completamente construidos ladrido a ladrillo, árbol por árbol por el escritor, un ejemplo sería El nombre del viento de Patrick Rothfuss o Eragon de Christopher Paolini. A lo que yo llamo semirreal sería una obra como Narnia de C. S Lewis o la Historia Interminable de Michael Ende. Haciendo este término de dudosa existencia alusión a obras que mezclan espacios reales con ficticios uniéndolos por diversas técnicas u objetos de conexión. Aunque obviamente se puede utilizar espacios reales como es el caso de Harry Potter que tiene un gran peso la geografía inglesa londinense mezclada con matices fantásticos creando lo que sería su mundo de magia paralelo al existente de “muggles”. En todo caso la magia tiene gran importancia en la ficción de fantasía.

Hay cosas importantes a tener en cuenta y que deben ser claras. Por ejemplo; el origen de la propia magia, los medios para usarla, que limitaciones tiene, que clase de usos se le da, la forma de transmisión del conocimiento, etc. Repito que la magia parece algo sencillo, pero dentro de la propia ficción debe ser verosímil. Y para esto debe estar muy bien explicada para que sea creíble. No se puede decir que el personaje que he creado hace magia porque puede sin que le haya enseñado nadie. Ha de tener un mínimo de credibilidad y para ello debe de darse una serie de explicaciones.

Respecto al origen de la propia magia hay multitud de formas de explicarla. Desde que es obra de los dioses, extraterrestres, que ya existiera antes de la llegada de los humanos, que sea el lenguaje original de las cosas, etc. Puedes explicarlo de la forma que quieras por increíble que sea, pero ha de ser explicada. Incluso simplificando la explicación a: “La magia ha estado siempre, lleva tanto tiempo con nosotros que ni si quiera nos acordamos cuando empezamos a usarla”. Ya serviría, es pobre, pero ya zanja el asunto del origen, aunque lo deje en el aire.

En segundo lugar, los medios para usarla. Nunca nos olvidaremos de los elementos fantásticos ya sean grimorios cargados de hechizos, varitas mágicas o cualquier objeto al que le quieras achatar este carácter fantástico. Si lo introduces bien será creíble. A mí preferiblemente me gusta tratar la magia como un estudio que no requiere de objetos para usarla, es decir, se puede realizar con las propias manos o la voz, pero por supuesto existen objetos mágicos que pueden potenciar hechizos, amplificarlos, armas encantadas. Cualquier cosa puede ser absorbida por la magia.

Las limitaciones de la magia es algo muy importante que se ha de barajar y pensar con detenimiento. Han de existir por fuerza limitaciones, si no las hubiera el personaje quedaría convertido en un Dios y con solo chasquear los dedos podría destruir el mundo y fin de la historia. Este es un punto difícil ya que creando competitividad habrá algunos personajes que se les dé mejor y sean más fuertes que otros. Típica lucha entre protagonistas y antagonistas. Si hubiera equilibrio la historia sería menos divertida. Por ejemplo, una limitación sería la cantidad de energía que las personas tienen en su cuerpo y que al hacer magia se agotase reduciendo la cantidad de hechizos y su magnitud. Llegando a considerar que si hacen determinado hechizo que requiera “X” energía mueran de agotamiento. Otro ejemplo, la cadencia de conocimientos, existe el hechizo, pero se ha perdido el conjuro para realizarlo y por lo tanto queda ahí suspendido entre la existencia y la imposibilidad de realizarlo. Esto son solo ejemplos que se me están ocurriendo ahora sobre la marcha, pero podéis pensar cualquiera que seguro que estará bien y llegará a sorprender y a encantarnos.

Las clases de uso que tiene la magia va muy estrechamente relacionado con sus limitaciones. Como he dicho antes la magia puede abarcar cualquier ámbito, pero sin pasarse. Obviamente según el gusto del escritor la magia puede tener mayor o menor importancia en la historia. Ejemplos. La magia elemental destinada a controlar los elementos naturales, fuego, agua, tierra, electricidad, etc. Pero controlando con cuidado cuanto es lo que se puede crear y también viendo como mezclar un elemento con otro que sea compatible y estableciendo una serie de limitaciones. Si tenemos un personaje que controla todos los elementos en todo su poder vuelve a ser dios y la trama se vuelve a complicar. Que no digo tampoco que esto sea una norma escrita. La imaginación humana es mejor que cualquier tipo de guía, quedando estas últimas reducidas al empuje inicial. Pensando que se puede hacer con el aire mismo llegarás a ideas impresionantes, eso sí, se necesita tiempo para pensarlas. Otro tipo de uso de magia sería el que vemos en la saga de libros de Harry Potter, sobra casi explicación. Lo resumiré en palabra-hechizo y se dio la magia. Puedes reducir también el uso de la magia hasta el punto de relacionarlo con la ciencia, emparentándola a ella. Creándose un híbrido entre magia y ciencia que su diferencia sea tan tenue que así mismo se creará la verisimilitud. Este tipo de obras tuvo su percusión con Julio Verne y su expansión al género Steampunk.

La forma de transmisión del conocimiento debe estar presente. Debe de haber una explicación por sencilla que sea que nos muestre como llegan esos conocimientos mágicos a los personajes, ya sea por libros por maestros o por cualquier tipo de objeto, persona o ente. Y la forma de aprendizaje también es importante explicarla ya sea individual por méritos propios. Por ejemplo, el personaje se encuentra un libro de magia y va aprendiendo a su ritmo probando hechizos. O que tenga un maestro que le enseñe. También podría ser un ámbito colectivo como sería una escuela de magia donde se va a estudiar magia. Vuelvo a retomar el ejemplo de Rowling con Hogwarts.

Para crear un mundo con magia hay que tener muchas cosas en cuenta. Al ser el escritor lo tienes en la cabeza, pero no vale que solo tú te lo creas. Necesitas hacérselo ver al lector de manera creíble y si puede ser sencilla y divertida. No como algo enciclopédico. Aun así, este aporte no es preciso al cien por cien, me limito a explicar nociones básicas sin profundizar demasiado en el tema. Solo aconsejo cosas a tener en cuenta, luego vosotros los escritores tendréis la voz y el domino del lápiz bajo vuestra mano. Y recordad que, ante todo, por mucho carácter ficticio que tenga la magia debéis de entablarlo como algo real. Cuanto más real sea por lo increíble que parezca más gustará al lector porque él mismo se lo creerá y podrá vivir a través de las páginas en el mundo que vosotros habéis escrito acompañando a los personajes que vosotros habéis creado.

Espero que os guste mi aporte y os sirva en esos momentos de terribles dudas que bloquean las buenas historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: