Consejos para escribir realismo sucio.

En este post encontraréis las explicaciones básicas fundamentales para escribir con esta técnica. Al igual que un poquito de la historia de su trayectoria.

El realismo sucio es un movimiento literario surgido en Estados Unidos en los años 70 y 80 del siglo XX. Está caracterizado por su minimalismo y su escasez en el uso del lenguaje.

¿Qué es el minimalismo?

El término minimalismo, en su ámbito más general, es la tendencia a reducir a lo esencial, a despojar de elementos sobrantes. Es una traducción transliteral del término inglés “minimalism“. Surge en Estados Unidos a comienzos de la década de 1960.

El realismo sucio es una vertiente de este minimalismo, caracterizándose por su carácter esencial, su precisión económica y su economía lingüística.

El minimalismo en la literatura.

Este se vale de la cotidianidad, la realidad más cercana, la pureza de la literatura, la economía de recursos y de descripciones innecesarias.

Su esencia se apoya en imágenes concretas, prescindiendo del uso de adjetivos y adverbios que sirvan de atajo al relato.

Los términos abstractos quedan completamente desechados de ser incluidos en lo narrado, porque lo que pretende el escritor es que el lector se forme una imagen mental de cada una de las escenas que se presentan y al escribir de manera abstracta esta oportunidad imaginativa sería nula. Así el relato se caracteriza por la brevedad, la uniformidad y la sintaxis directa.

Qué características tiene el realismo sucio.

Las historias que nos cuenta el realismo sucio eliminan situaciones imaginarias y evitan las grandes historias. Están centradas en la simple realidad cotidiana que nos rodea. Las vidas mediocres con protagonistas planos que bien se identificaron con cientos de lectores que lanzaron al éxito a escritores como Charles Bukowski, Raymon Carver o Richard Ford.

Las escenas serán cotidianas directas y llanas. Por otro lado, los protagonistas que priman en el realismo sucio son los llamados Anti-Héroes, es decir, personajes ausentes, perdidos en la sociedad, desesperados y rutinarios. Los representantes del fracaso.

Y por último os mostraré un ejemplo de un microrrelato de realismo sucio que escribí en el último taller que hice sobre este tema.

LO OSCURO.

Una persona sale llorando de mi habitación y cierra la puerta. Miro por primera vez mis manos. Arrugas. Un pitido a mi derecha me asusta. ¿Qué es esa máquina? En la mesilla veo una foto, la cojo y la miro. No reconozco a nadie. Giro un poco el marco y contemplo mi reflejo. Tengo canas y más arrugas. Se hace el silencio. Ya no escucho el pitido, ya no veo, llega lo oscuro. La puerta ya no se abre.

Requisitos del relato dados en el taller: Narrador primera persona, anciano terminal (no decir enfermedad, pero el lector ha de averiguar cuál es). Muere solo en una cama (no se dice porque, el lector lo ha de averiguar). No se usan adjetivos ni adverbios.

En mi opinión, el realismo sucio puede ayudar al escritor a desarrollar un estilo muy bueno para la redacción de relatos. En mi caso se aleja mucho de mi literatura fantástica y personalmente me es muy difícil escribir con sus características por lo que no lo seguiré practicando.

Enlaces a contenido relacionado:

Lista de guías para escritores.

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s