¿Cómo diseñar la portada de un libro?

En este post encontraréis los elementos que tenéis que tener en cuenta a la hora de elegir o diseñar como va a ser la portada vuestro libro. Es un post complementario al de; ¿Cómo maquetar un libro?

Explicaré a través de ejemplos diversas portadas, desde muy elaboradas con dibujos y fotografías, a portadas cada vez más sencillas hasta llegar a la austeridad máxima.

La portada es el principal recurso que tenemos los escritores para captar la atención de un posible lector. Elegirla bien es tan importante como difícil. Hay infinitas opciones para diseñar la portada, pero ¿Cuál es la más adecuada?

Siempre tenemos que atender al género del libro, es decir, la portada ha de ser concorde a nuestra historia. Teniendo este primer punto claro entra en juego el gusto o la preferencia del autor. Es muy recomendable seguir siempre los consejos de un experto ya sea ilustrador o diseñador (tanto de portadas como de otras cosas, pero bien centrado en este mundillo). Una portada muy detallada con muchos elementos puede sobrecargar la imagen y por otro lado una demasiada austera quizás no levante la atención merecida.

¿Cómo podemos encontrar un término medio?

En primer lugar y como uno de los recursos más usados está el dibujo.

En este ejemplo de Las Crónicas de la Torre de Laura Gallego vemos un dibujo muy elaborado con gran gama de colores y diseñado para seguir un patrón para el resto de entregas de la saga. En cada portada vemos el protagonista de su respectivo libro. Comparémoslo con un segundo ejemplo similar.

En este segundo ejemplo de la portada de La música del silencio de Partick Rothfuss vemos un nuevo dibujo más austero. La presencia del color es bastante menor que en el caso de Laura Gallego y la figura que lo prioriza está de espaldas al lector. Con su postura y ausencia de color dota a la portada con un ambiente de misterio, a diferencia del de las Crónicas de la torre, en el que están de frente retratados en posición de acción, lo que emite cierta energía y nos avisa de que encontraremos una aventura trepidante.

Como podemos ver la estructura del dibujo es similar en ambos, un elemento circular que rompe la forma cuadrangular de la tapa con sus protagonistas en el centro dándoles así la importancia principal del dibujo.

Ambos son libros de fantasía y si nos fijamos bien en el título de la saga de Laura Gallego, vemos que su tipografía es muy gráfica con detalles y dibujos, otro medio para captar la atención del lector. En cambio la de Patrick Rothfuss sigue concorde a su estilo y su tipografía es mucho más sencilla. En el caso de haber elegido un estilo similar al de Laura Gallego habría desentonado con el conjunto de su dibujo. Siendo este otro aspecto a tener en cuenta.

Os he mostrado dos portadas de obras de autores importantes y reconocidos. Para un escritor primerizo si elige un dibujo tan llamativo puede resultar demasiado ostentoso y si se está trabajando la primera obra es mejor decantarse por una portada más sencilla. Esto claro está es una recomendación, luego ya se elige lo que se quiera.

Mi novela también comparte el mismo género que la de Laura Gallego y Patrick Rothfuss, pero claro, soy un escritor nuevo y es mi primera novela. ¿Qué portada he elegido? No os la podré mostrar porque aún no está acabada pero si que os la voy a describir.

El color predominante es azul y toda la cubierta, (portada, lomo y contraportada) tiene la misma textura, simulando un cristal. ¿Por qué he elegido una cosa tan rara para mi portada? El título de la saga es; El Archipiélago de Cristal. De esta forma creo un primer juego llamativo entre la textura y el título, es lo primero que se ve y ya puede captar cierta atención. El estilo de las letras que he elegido son también muy gráficas, diseñadas personalmente para mi portada. Las letras simulan un cristal rompiéndose dotando otra vez o reforzando ese recurso llamativo. Ahora bien, no he elegido dibujo. ¿Por qué no? Con la tipografía gráfica y la textura tan llamativa es más que suficiente para que un lector interesado pose sus ojos en él. ¿Qué verá? Un libro que parece entero de cristal y que se diferencia de los demás. Además sin dibujo. Curioso lo cogerá y lo girará para leer el texto de la contraportada (el segundo gran gancho para rematar el interés del lector y conseguir que se decante por tu libro y no por el vecino de la estantería de al lado).

Nuestro libro es de otro género y un dibujo así no es concorde con nuestra temática ¿Qué hacemos? Tenemos más recursos a elegir para nuestra portada, como la fotografía.

La fotografía para la portada se está poniendo muy de moda en los últimos años para libros de contenido juvenil-adolescente, tanto de aventuras, misterio, incluso con algún elemento de ficción o sobrenatural. Vamos a verlo con algunos ejemplos.

En esta portada de El prisionero del cielo de Carlos Ruiz Zafón vemos una fotografía en blanco y negro (bastante retocada) que nos transmite la sensación de lejanía en el tiempo, haciéndola concorde a su historia, ya que en este caso los hechos transcurren en el 1957.

Otra fotografía a modo de portada. Aquí vemos una imagen real de la parte de atrás del Vaticano al que se le ha añadido una cruz difuminada e inclinada que empieza en la cúpula de la basílica. Vemos ya por donde van los tiros. Título: De vuelta al Inicio ¿Qué ocurre en el Vaticano? Portada: Vaticano, foto trasera (menos conocida que la frontal.). Una elección sencilla y muy acertada.

También se da el caso de portadas con fotografías de modelos tanto masculinos como femeninos. En historias de amor suele darse o la encuadrada en la literatura adolescente.

Portadas austeras con dibujos muy sencillos. ¿Le quitará importancia al libro? ¿Lo hará menos llamativo?

Imagino que todos conoceremos estos tres ejemplos. Ya vemos que no. Fondo negro, título sin una tipografía llamativa y un dibujo simple plasmado en el centro con un círculo que a su vez sirve de imagen característica del resto de libros de la trilogía.

Pasemos ahora a portadas sin dibujos. ¿Qué no quiera poner un dibujo en mi portada implica que sea peor?

En este caso la letra adquiere mucha más importancia. Quizás no sea uno de los mejores ejemplos dado prácticamente todo el espacio de la portada está ocupado por letras, pero me sirve para explicar este estilo. Podemos ver que solo hay tres colores, su forma puede parecer un dibujo, pero es simple estética que no transmite nada de lo que podría ser su contenido. Por lo que se descarta su importancia. Las letras son la verdadera impronta de esta portada.

Y por último la portada más sencilla que nos podemos encontrar. En este caso suele aportar solemnidad a la obra. Seguramente el primer ejemplo que os venga a la cabeza será la La Biblia, pero lo voy a obviar y pondré otro.

Este ejemplo no es tan sonado como los anteriores, además ah tenido múltiples reediciones en el que su portada ha sufrido cambios drásticos, pasando a tener fotografías y demás elementos gráficos. Pero bueno, esta portada es de las más sencillas que nos encontraremos. Fondo rojo, título con un color y el nombre de los autores con otro. Transmite seriedad y respeto. Para un lector que esté buscando aventuras de dragones y magia este libro será invisible a sus ojos, pero el caso es que no va dirigido a este tipo de lectores. Los interesados serán los que buscan literatura seria, basada en hechos reales y normalmente actual o no muy lejana en el tiempo. Entonces ellos verán esta portada y sí que les atraerá.

Como he tratado de explicar hay multitud de formas de hacer una portada. Desde muy complejas y gráficas a muy sencillas y austeras. Y por lo que habréis visto, una portada extremadamente elaborada no tiene porqué vender más que una que sea más pobre. Los elementos que posea han de compaginarse en armonía formando un único concepto. Siempre han de estar relacionadas con el género al que resguardan y puede que de un modo quizá no guste a su escritor, pero sí a los lectores interesados en la historia. Por lo que también hay que ponerse en su lugar.

No tengáis miedo tampoco de seguir los patrones ya establecidos, pensad, aventuraos, jugarosla, encontrad una idea nueva. No temáis a descubrir algo nuevo, seguro que es genial.

Bibliografía de imágenes:

Imagen Crónicas de la torre.

Imagen La música del silencio.

Imagen El prisionero del cielo.

Imagen De vuelta al inicio ¿Qué ocurre en el Vaticano?

Imagen Los juegos del hambre.

Imagen Bajo la misma estrella.

Imagen No sin mi hija.

Enlace a más contenido relacionado.

¿Cómo maquetar un libro?

Lista de guías para escritores.

Un comentario sobre “¿Cómo diseñar la portada de un libro?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: