Artículo del cuento; La ninfa acuática. Versión de los Hermanos Grimm.

Artículo del cuento; La ninfa acuática de los Hermanos Grimm. Análisis, resumen, además del propio cuento incluido (edición 1812) y opinión crítica.

Análisis:

Este relato no es muy fiable. Aunque los hermanos Grimm lo mantengan en todas sus ediciones, los informantes que le aportaron el cuento son desconocidos. Solo se saben que son de la región de Hanau. El texto va variando un poco según van produciéndose las ediciones.

En primer lugar, comentaré que la ninfa según la tradición alemana suele ser similar a lo que entendemos por sirena, incluso en algunos cuentos se les ha descrito con cola de pez. Teniendo siempre en común que habitan en lagos, ríos, pozos, etc. Pero en el caso de este cuento, la descripción de la ninfa es muy pobre y ambigua, parece ser más cercana a una bruja. Incluso se comenta que va a misa (una ninfa yendo a misa raro me parece).

Otro aspecto que me ha llamado la atención ha sido la forma tan curiosa de huir de los niños. Pude parecer sobrenatural o mágica, pero la he visto repetida (algo alterada, pero muy similar) en varios cuentos.

Resumen:

Dos hermanos descuidados se topan con una ninfa que los “secuestra”, les trata fatal mandándoles arduas faenas y mal alimentándolos. Emprenden una huida bastante surrealista, en la que van tirando diversos objetos comunes que se multiplican creando montañas de ellos. Hasta que la ninfa no puede escalar una montaña de espejos y acaba perdiéndolos.

Cuento completo:

Un hermanito y una hermanita estaban jugando junto a un pozo y jugando, jugando, de pronto, plún, los dos se cayeron dentro del agua. Y dentro había una ninfa acuática que les dijo: «Ahora os tengo, y ahora tendréis que trabajar obedientemente para mí». Y a la niña le dio un lino todo enredado y mugriento para que lo hilara y también tenía que acarrear agua con un balde agujereado, y en cuanto al niño, él tenía que talar un árbol con un hacha sin filo, y solo les daba de comer unas bolas de puré de patata duras como piedras. Ante aquella situación, los niños se impacientaron tanto que ya solo esperaron hasta un domingo, mientras la ninfa estaba en misa, para escaparse. Y cuando se acabó la misa, la ninfa vio que los pájaros habían volado y se puso a perseguirlos a grandes zancadas. Pero los niños la vieron venir desde lejos y la niña arrojó tras de sí un cepillo y se convirtió en una montaña de cepillos con miles y miles de pinchos sobre los que la ninfa tuvo que trepar con gran dificultad, aunque finalmente consiguió pasar. Cuando los niños vieron aquello, el niño arrojó su peine tras de sí, y se convirtió en una montaña de peines con mil veces mil dientes, pero la ninfa supo cómo agarrarse a ellos y al final consiguió pasar. Entonces la niña echó detrás de ella un espejo, que produjo una montaña de espejo, que era tan lisa, tan lisa, que le fue imposible escalarla. Entonces la ninfa pensó: ‘voy a ir corriendo a casa a coger mi hacha, así podré quebrar en dos las montañas de espejo’, pero cuando regresó y cuando terminó de quebrar la montaña de espejo, ya hacía tiempo que los niños habían escapado y la ninfa acuática tuvo que largarse de nuevo a su fuente.

Opinión crítica:

Francamente no me ha gustado demasiado, no me ha parecido muy interesante. Tampoco le he encontrado un sentido didáctico que vaya más lejos del dicho “la curiosidad mató al gato”. La historia en sí resulta demasiado inverosímil en comparación con el resto de cuentos cargados de elementos fantásticos. Siempre se explica el porqué, aunque sea: Lo hizo una bruja. Pero en este, en absoluto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s