Artículo del cuento; Gato y ratón viviendo en compañía. Versión de los hermanos Grimm.

Artículo del cuento; Gato y ratón viviendo en compañía. De la versión de los hermanos Grimm de 1812. Análisis, opinión crítica y el propio cuento.


Encontraréis el enlace al cuento original al final del artículo.


Análisis del cuento:

En las futuras ediciones de los hermanos Grimm este cuento no sufre grandes alteraciones a su historia, son prácticamente de tipo estilístico encaminándolo a una redacción más elaborada y literaria. Se van introduciendo algunas menciones y se añade un comentario final al cuento (en esta versión no aparece, es muy simple y breve, cercana a las versiones populares).

Respecto a las versiones anteriores hay varias diferencias. El gato se pasea por los tejados de la ciudad, el comportamiento es más animalizado frente al humanizado de esta versión. También los hermanos Grimm hacen desaparecer un comentario del narrador que dice “¿Ves? Así va el mundo”.

Como se va viendo a lo largo de los diversos cuentos de los Grimm, las acciones responden a intervalos de tres. Los hermanos Grimm dan mucha importancia a los números 3, 7 y 12 en lo respectivo a sus historias.

Por último, la moraleja del cuento hace referencia a los peligros de las relaciones desiguales y el abuso del poder de los fuertes frente a los débiles. Por lo que lo encuadraríamos en una fábula didáctica.

Breve resumen del cuento.

Un gato y un ratón viven en una casa. El felino con la excusa de que por motivos familiares se le requiere en la iglesia se escusa dejando las labores del hogar a su compañero el ratón, mientras que él va a la iglesia. En realidad, el gato se va comiendo las reservas de comida que escondieron ambos animales bajo el altar para poder pasar el invierno. El gato engaña al roedor hasta en tres ocasiones que son las que tarda en comerse toda la manteca. Finalmente llega el invierno y las reservas de comida de la casa se agotan, así que el ratón va junto con el gato a la iglesia a por la manteca escondida. Entonces es cuando descubre que el gato en sus viajes a la iglesia, no eran por motivos familiares, sino para saciar su hambre. El roedor se queja, pero el felino le corta amenazándole que si sigue hablando se lo comerá. El ratón ignora su advertencia y termina de quejarse. Entonces el gato se lo come.

Si tienes curiosidad se leer el cuento original, pincha aquí.

Enlace a la lista de artículos de cuentos de los hermanos Grimm.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: